BAJO LAS LILAS ES EL PRIMER LIBRO QUE RECUERDO HABER LEÍDO- DE MUY NIÑA- EDITADO SIN ILUSTRACIONES, o muy escasas- portada y aisladas en capítulos- (quiero significar: primer paso hacia una literatura sin apoyo visual, que es lo que requieren generalmente las publicaciones infantiles) Lo cito porque creo que no sólo lo cercano (en tiempo y espacio) es grato a un lector. Niños y adultos gozamos de viajar con el imaginario, escuchar otras voces, pensar otros lugares y realidades.



Lo que aparezca en mi blog, sin referencia externa, puede ser utilizado citando la fuente.

Contacto:isamirna@yahoo.com.ar


Muchas gracias a los que envían comentarios a mi correo!

domingo, 31 de octubre de 2010

Semiótica de la primavera

Spring. Digital ID: 1591722. New York Public Library
de Kate Greenaway en 1883 



Carta

Gerti:
Te prohíbo estar triste en primavera, cuando cae esa lloviznita que se queda en las telarañas con una luz azulada.
Fijáte: han empezado a brotar los fresnos y de la tierra de las macetas-donde se han puesto semillitas- salen las primeras hebras verdes. Además los chicos pueden andar en patas detrás de los perros y hasta parece que se multiplican las mujeres con sus panzotas de bebés por nacer y los jóvenes caminan con los chiquitos en brazos. Por la ventana entran los pasos pequeños y las voces desparejas.
Además, salen todas las hormigas y caminan cargadas con retazos de jardín, y los pájaros te despiertan más temprano y arman jolgorio en la fronda nueva.
Ya hay gente cerca del río (se quedan sin querer que los alcance la noche y aunque llegue retrasan la partida para escarbar la hora, la tierra y el agua-que huele a peces y a moho fértil-)
Te prohíbo que te olvidés de mirar las begonias, las caléndulas, los corales, los malvones, las azaleas, las flores de azúcar, las petunias, las cinerarias…cuando pasés por los jardines o los viveros.
Así que, es un mandato más, que significa celebrar la vida, aunque prefieras la estación dormida, cuando pensar es más profundo y para vos, sencillo.
Observación

Frente a las puertas del cementerio, donde las mujeres venden flores todo el año, un chiquito, pero de verdad chiquito, intenta matar pájaros con su gomera. Yo espero disuadirlo. Como no puedo, aspiro a que no acierte, pero ahí está el pajarito muerto. Y me lo muestra.
Comidas

Ya no es tan bueno encender el horno, para hacer el pan que huele a invierno.
Comamos las hojas de lechuga, los tomates relucientes, las rúculas amargas o…

Mermelada de frutillas
Todavía no están baratas, pero caminando un poco pueden conseguirse a menor precio.
Los cocineros de verdad expresan requisitos que hacen que parezca difícil, pero no.
Por ejemplo (se puede duplicar, triplicar, etc.):
Receta
Un kilo de frutillas
Tres cuarto kilo de azúcar.
Todo junto en una cacerola, si tiene fondo de teflón no se va a pegar.
Un buen rato, todo en reposo, para que las frutas suelten el jugo.
Después un golpe de fuego fuerte hasta que todo hierva.
Luego se pasa a mínimo, que hierva despacio. Se revuelve de vez en cuando.
Para deshacer un poco las frutillas, en mitad de la cocción, se pueden pisar con prensa puré en la misma olla (no totalmente, está bueno encontrar algunas semi enteras) Eso apresura el burbujeo y todo se almibara.
Cuando se coloca una fracción en un platito, y al pasar el dedo (después de que se temple) queda una huella que no se une, es que está lista.
Se envasa caliente en frascos hervidos, que ya repletos de mermelada se dan vuelta para sellar.
Hay que hacer mucha, para tener también en el invierno y comer sobre rebanadas de pan con manteca.

Lecturas

Los niños leen fábulas de primavera. Absorben paisajes nunca vistos, en grandes láminas donde hay bosques y ardillas y todos los bichos y plantas de otras latitudes.
Perséfone, retorna del infierno, el corazón de Deméter, refulge de alegría, aunque sabe que sólo podrá contar pocos meses con tal felicidad. Sin embargo, produce la magia de la tierra, para que todos compartan la dicha, y fluye su amor en la tierra, que florece y se ilumina; los cielos son más azules y la luz más brillante, reverdecen los pastos y se producen vidas nuevas.
El sombrío Hades, deberá esperar en las profundidades, que su ciclo acontezca.

Isabel Bertero

Vínculo imagen de Kate Greenaway :

martes, 19 de octubre de 2010

LENGUAJES





EVENTUALES:
(pensamiento divergente, casual, causal)
Dijo mi vecina que lo odiaba por ser negrito (no lo dijo así, generalizó: a todos los negritos). Creo que fue después de un robo, a otro vecino, que parece no es negrito. Y yo me quedé callada porque es muy difícil la cátedra sembrada en una tierra infructuosa, que si estoy por ponerme en defensa delotrodébil (costumbre que tengo arraigada), a lo mejor debería empezar por mi vecina quequélehabrápasado, quéquién “lahabráeducado”, quéporqué tan poco sentir y entender y pensar, quécuáles voces escuchó, qué cuentos le contaron en la vida, queconqué se alimentó, quequién le dio venenito de a poco…Y tanto más…
Pero es así, es así a cada rato, en cada esquina, igual suponiendo que yo fuera de lo más capaz de explicar las raíces de lo inexplicable, de saber a ciencia cierta si es problema filosófico o problema del lenguaje y más aún de lograr didácticamente el acto perlocutorio, sería un minúsculo granito de polvo metido en un ojo; pero además es que me siento incapaz, sólo se me ocurriría decirle que tuvo más "suerte" en la vida, o explicarle que todos somos un poco responsables de los negritos, y contarle la historia de los derechos vulnerados, del hambre, de la falta de estímulo, de salud, de amor, de convivencia. De raíces de opresión y sufrimiento y falta de dignidad.
Y tal vez diría que así como los negritos son realmente “invisibles” a los ojos de la vecina (como a los de muchos), por qué los “blanquitos” tendrían que despertar en ellos visibilidad, empatía, amor…No me entendería…Quizás esgrimiría que ella no mata, ni roba, ni toma drogas, que se “rompe el lomo” en el trabajo para que después esos vagos se apropien hasta de su vida.
Y sí, es difícil, porque hay quien me ha dicho qué harías si  mata a tu afecto, si es tu vida la que destruyen. Por eso, digo, modestamente…Pensarlo desde antes, poner el hombro aunque tan sólo sea para la causa de ver, de incorporar como semejantes, de admitir la discriminación, de pulverizar el lenguaje de la negación.
Discursos adultos… Empezar por el lenguaje, empezar por la mirada, por no sentir extrañamiento, por no “prejuiciar”, por no intuir en algunos “auras” de diferencia y actuar acorde. (¿Podrá el lenguaje vehiculizar cambio del acto interior?)
No soy tan incauta, también sostengo el otro "buen discurso":  las acciones deberían pasar por las políticas económicas, educativas, culturales, sociales. Pero los movimientos también nacen en las cabezas de las bases, aunque parezca utópico, un granito ínfimo de utopía puede ayudar.

Acto
Mesas largas. Comen los niños. Alguien les dice:
_ Coman pan. Está rica la salsita
Se concentran en el plato (A lo mejor es la única comida del día)
En sus ojos hay picardía. Hay apuro. Los cuadernos un poco sucios duermen en las mochilas abandonadas
Cualquiera cuenta algo. Y se ríen con desmesura. Como si fuera realmente gracioso e importante
_ Coman la fruta
_ ¿Se la puedo dar a mi mamá?
_ ¿Se la puedo llevar a mi hermanito?
Al chiquito le cuelgan los mocos. Y se los limpia con la manga
_ ¿No tenés pañuelo?
_ Usen la servilleta
_ Chau, seño, hasta mañana.
Alguno se acuerda de despedirse con un beso húmedo. Que huele a mandarinas.

Isabel Bertero

domingo, 17 de octubre de 2010

DÍA DE LA MADRE

Feliz día para todas las madres y para todos los hijos que llenan el alma de regocijo

El regalo de mis hijas

















La intención, la expresión, el sentimiento...