BAJO LAS LILAS ES EL PRIMER LIBRO QUE RECUERDO HABER LEÍDO- DE MUY NIÑA- EDITADO SIN ILUSTRACIONES, o muy escasas- portada y aisladas en capítulos- (quiero significar: primer paso hacia una literatura sin apoyo visual, que es lo que requieren generalmente las publicaciones infantiles) Lo cito porque creo que no sólo lo cercano (en tiempo y espacio) es grato a un lector. Niños y adultos gozamos de viajar con el imaginario, escuchar otras voces, pensar otros lugares y realidades.



Lo que aparezca en mi blog, sin referencia externa, puede ser utilizado citando la fuente.

Contacto:isamirna@yahoo.com.ar


Muchas gracias a los que envían comentarios a mi correo!

domingo, 24 de julio de 2011

País de infancia

Edith cree que Peter Pan y Campanita llegarán una noche cualquiera desde el País del Nunca Jamás. Entrarán por la ventana (¿Cómo van a arreglárselas si está siempre cerrada? Ellos podrán porque son mágicos.)
(Como se trata de un territorio donde los niños no crecen, siempre hay juegos y esperanzas, nadie va a morir, nadie estará enfermo, ni triste, ni tendrá culpas o miedos.)
En el país del Nunca Jamás los malvados pierden las batallas y los buenos siempre existen para sostener leyendas.
Edith jamás vio una isla, ni un océano, ni siquiera un mar de trigo. Pero conoce de libros, tesoros escondidos y damas con vestidos de raso que habitan en castillos. A veces los violentos tratan de trepar por los muros de piedra de las fortalezas, y antes de llegar a los altos ventanales, las flechas se clavan en las mallas de las armaduras y caen a fosos profundos, donde ya no se sabe qué pasa.
Edith entiende que en algún lugar del mundo todavía está unido el corazón del soldadito de plomo con el de la bailarina y que el amor que se profesan es para siempre. Tal vez estén en una caja preciosa, o en arca de nácar navegando en el país del Nunca Jamás.
Allí no hace frío, por eso la golondrina y el Príncipe Feliz, están juntos, enamorados, y con sólo pensarlo, hacen regalos cada noche, a los necesitados de pan, de trabajo, de afecto.
En Nunca Jamás, Alicia no despierta de su sueño, permanece y encuentra su identidad, lo absurdo no es absurdo, a su alrededor sólo hay claridad y comunicarse es posible.
En los jardines danzan damas y caballeros y no existe la palabra mendigo. Los que no son nobles son pueblo sin infortunios.
Hansel y Gretel, viven en una casa llena de golosinas y amor; la madrastra está en el purgatorio, que es como un confesionario ornamentado que resiste a la fuerza de gravedad, suspendido en una atmósfera sin destino. Como no tiene a quien confesarle sus pecados para ser perdonada, allí se quedará. Sin embargo, Edith piensa que un día la perversa se transformará en un ser bondadoso y podrá reconciliarse con todos.
Es hora de dormir. Las frazadas del invierno son cálidas, las sábanas frescas y la almohada blanda.


Edith cierra los ojos. Una gaviota pronto la llevará volando, para que empiecen los sueños ¿Verdaderos?








Isabel Bertero




5 comentarios:

  1. ah, recién me avivo! un cachito de biblioteca y tu carita asomada a la magia del cuento... el texto hermoso, como vos mamita...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Isa. Impecable lo tuyo, como siempre. Un beso enooooorme.

    ResponderEliminar
  3. que lindo isa el cuento,estamos lejendo con agus y delfi.lleno de fantasia y magia......porque no sera nuestra vid asi ?....un beso grande mi vida!!!!!chechu

    ResponderEliminar
  4. Flaca querida, un cuento adentro de los cuentos

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo Isa, para recordarme que he viajado tantas veces al país del "Nunca Jamás"... y tantas veces volví sin querer volver.
    A.M.G.

    ResponderEliminar