BAJO LAS LILAS ES EL PRIMER LIBRO QUE RECUERDO HABER LEÍDO- DE MUY NIÑA- EDITADO SIN ILUSTRACIONES, o muy escasas- portada y aisladas en capítulos- (quiero significar: primer paso hacia una literatura sin apoyo visual, que es lo que requieren generalmente las publicaciones infantiles) Lo cito porque creo que no sólo lo cercano (en tiempo y espacio) es grato a un lector. Niños y adultos gozamos de viajar con el imaginario, escuchar otras voces, pensar otros lugares y realidades.



Lo que aparezca en mi blog, sin referencia externa, puede ser utilizado citando la fuente.

Contacto:isamirna@yahoo.com.ar


Muchas gracias a los que envían comentarios a mi correo!

viernes, 26 de agosto de 2011

Las fotos

Cuento los cuentos de los días
Collar  de perlas
Vestidos  de raso y broderie
Fiestas  de quince años
En el patio
Bajo los parrales
En blanco y negro
Mi madre tiene sonrisa triste
Se ha fatigado en la cocina
Con la abuela
Y la  prima mayor
Las mesas con manteles blancos
Derroche de sabores
Se disfruta
En un rincón: música
Están todos los tíos
Vivos
Engalanados
Los primos. Las botellas.
Las copas de cristal
Mi padre persuadido al primer vals
Nada que guardar
Más que fotografías
Analogía irreductible
Las  connotaciones
susurran con otros códigos:
Recuerdos
Que involucran lenguaje
                  Isabel Bertero


                                                 
                                                             

domingo, 14 de agosto de 2011

Chacabuco

Cae  una lágrima en la mazamorra                 
Las señoras dirán: está amarga
Alonso
Fue  por su libertad a Chacabuco
Sólo un sueño
(El aire feroz de las montañas
Huele a sangre, a pólvora y a miedo
Guerra
Igual a todas)
Después
Libros diversos
contarán de héroes                                                                               
Verdades. Mentiras. Desmemorias 
Algunos quedarán
En las piedras y el metal de las estatuas
Imágenes
Monumentos                                                                             
(Los  negros yacen
separados
en la muerte
Aunque la sangre expuesta
no reconoce casta
Colorada. Oscura  sobre la piedra y la ceniza)                
Amarga la mazamorra
Alonso
No bailará en el patio                                                                                    
con la sonrisa ancha
No  soñará
Con el suelo de sus ancestros
El bosque y la sabana
El andar sin amos
Los dioses del pasado
Sus manos
desplegadas hacia el cielo
No tornarán a tallar madera
A cargar herramienta
A ceñir en abrazo
Seres amados                                          
(Están sus ojos abiertos
Dulces y enmarañados
En la tierra ajena)
Chacabuco
La libertad es para otros
                         Isa Bertero
                                                                                         
imágenes de: http://encontrarte.aporrea.org/galeria/aduran.html
                   Batalla de Chacabuco, óleo de José Tomás Vandorse C. (1850). Museo Histórico Nacional de Chile

                     

miércoles, 10 de agosto de 2011

Para leer con versos (Taller de lectura Primer Ciclo)

UNO
MUÑECAS

PRETENDO UNA MUÑECA
BIEN MOROCHITA
PARECIDA A MI AMIGA
QUE ES TAN BONITA


YO NO QUIERO UNA BARBIE
MUY RUBIECITA
CON VESTIDO DE NOVIA
O PRINCESITA


MÁS BIEN PELITO OSCURO
UNA PANCITA
Y QUE TENGA LA CARA
BIEN REDONDITA


PODEMOS TOMAR SOPA
COMER RAVIOLES
MIENTRAS LA TÍA ESCUCHA
LINDAS CANCIONES


QUIZÁS TAMBIÉN LE GUSTEN
LAS HISTORIETAS
Y LOS CUENTOS QUE GUARDO
EN LA BIBLIOTECA


TAMBIÉN ES DIVERTIDO
CORTAR SILUETAS
O PINTAR CON CRAYONES
Y PINCELETAS


SI SE ENSUCIA LA ROPA
SERÁ POQUITO
NADA DE ESTAR CUIDANDO
LOS VOLADITOS


QUE NO SEA MODELO
NI ANDE SUBIDA
A UNOS TACOS TAN ALTOS
QUE SE RESFRÍA


MEJOR LAS ZAPATILLAS
DE CORRETEAR
MÁS LINDA LA SONRISA
SIN MAQUILLAR


                                                         
Se realiza un afiche con el texto transcripto. Bien grande para que todos puedan leer. SI QUERÉS AGRANDAR IMÁGENES CLIQUÉA SOBRE ELLAS
  • Se entregan copias.
  • Lee el/la docente.
  • Pregunta sobre el contenido,
  • A partir de lo que entendieron rescatar para el diálogo lo que genere expresión oral, argumentación, intercambio de opiniones.
  • Diferenciar prosa y verso por la comparación con otras lecturas que tengan.
  • Conviene dibujar en la pizarra el esqueleto textual. (Allí pueden ver que el verso termina antes de que termine el renglón, y que son distintos a oraciones de otros textos)
  • Observar que los versos tienen que tener ritmo, (“sonidos que pegan entre sí”), como las canciones. Algunos tienen rima como: morochita, bonita; rubiecita, princesita; corretear, maquillar; siluetas, pinceletas También es rima: ravioles con canciones, subida, resfría
  • Aunque el /la docente conozca la definición de rima consonante (coincidencia total de sonidos a partir de la última vocal acentuada ) o asonante (sólo coinciden vocales) no es conveniente definir, sino que los chicos y chicas puedan descubrir cómo las rimas contribuyen al ritmo (intuitivamente lo saben por otros versos leídos, adivinanzas, canciones)
  • Preguntar a los chicos si las niñas o señoritas que conocen se parecen todas a las barbies de juguetería.
  • Pueden armar el rompecabezas de la ilustración.
  • Es siempre creativo dibujar o construir con materiales blandos personajes (en este caso una muñeca que imaginan.)
  • Leer. Leer. Leer. Con distintas modalidades.
  • Si algunos niños memorizan ciertos versos…¡mucho mejor!
  • Lo más importante disfrutar la lectura.
  • No utilizarla para trabajos con la sintaxis.
  • pueden  hacer nubes de palabras nuevas, o que les gustaron, o que les suenan bien.
                                                                                           Isa Bertero
DOS


ESCUCHAR

DÍA DE TORMENTA BAJO TECHO

UN TRENCITO DE PAPEL                
NO SE ROMPE CUANDO LLUEVE
PORQUE REALIZA SUS VIAJES
BAJO EL TECHO DEL GARAJE
REPICAN GOTAS
SE ESCUCHAN TRUENOS
PERO POR SUERTE
NO HAY AGUJEROS


EN EL ANDÉN ESTÁ EL GUARDA
ESPERA CON UN PARAGUAS
BAJAN UNOS PASAJEROS
Y EL TREN AVANZA DE NUEVO


POR  LOS  RIELES DE CARTÓN
PARTE HACIA OTRA ESTACIÓN 
QUE LOS NIÑOS
PUEDEN MUCHO
SI EL DÍA NO TIENE SOL

Actividades

  • Lee el/la docente.
  • Entrega una copia a cada chico/a
  • Leen por versos (los que desean hacerlo)
  • Con la voz marcan las rimas (pueden hacerlo también en la copia)
  • Cuentan qué leyeron.
  • ¿Quién creen que hizo el tren de papel?
  • ¿Qué elementos (personas/objetos) aparecen en estos versos?
  • ¿Qué onomatopeyas quedarían bien para imitar el sonido del tren? (lento, rápido)
  • ¿Qué sonido produce la lluvia en el techo del garaje?
  • Relatan qué se les ocurriría hacer en casa un día de lluvia
  • Explican los paratextos (título, ilustración)
  • Realizan ellos/as su propia representación gráfico-plástica.
  • Leen otra vez por estrofas.
  • Si quieren memorizan para recitar 
                                                                                                            Isa Bertero


TRES


ACCIDENTE

LA TORTUGA ADELAIDA
ES MUY AVENTURERA
RECORRE SIN DESCANSO
LA CASA ENTERA

SU PLATO PREFERIDO
ES LA ESPINACA
Y SIEMPRE MORDISQUEA
MATAS DE ALBAHACA

LA ZANAHORIA ES BUENA
PARA  SU PIEL
LE GUSTAN LAS CIRUELAS
GOTAS DE MIEL

SI COMO, LE CONVIDO
TROCITOS DE MANZANA
PERO APETECE MÁS
BOCADOS DE BANANA

MI POBRE TORTUGUITA
HACE MUY POCOS DÍAS
POR POCO SE NOS MUERE
EN LA PISCINA

ESTABA EN LO MÁS HONDO
CASI SIN VIDA
PERO ENTONCES MAMITA


MUY DECIDIDA
TUVO UNA GRAN IDEA
USÓ DE PULMOTOR
UN PEQUEÑO INFLADOR
Y A LA POBRE ADELAIDA
RESUCITÓ

MENOS MAL QUE MI MADRE
QUISO SER MÉDICA
PORQUE SIN EJERCICIO
TIENE LA TÉCNICA.

OJALÁ MI MASCOTA
SEA PRUDENTE
TAL VEZ YA NECESITE
UNAS BUENAS LENTES
PARA ELEGIR CAMINOS
SIN ACCIDENTES
           Isa Bertero
(Dedicado a Alejandra G.)


IMAGEN DE:

martes, 2 de agosto de 2011

El tío

El tío pasaba. Era nomás el hombre de la esquina. Descuidado, con andar vacilante. Pertenecía al patrimonio de los secretos del barrio, más allá del tapialito de la casa y la puerta alambrada.
Seguramente, los hombres que lo acompañaban en la mesa del bar, sabrían más. Pasado, dichas, penas o tal vez sólo se comunicaban soledad. Los demás lo veían  por ahí, con el rostro ajeno, como cuero que cierra la piel, para que adentro no se vea.
Algunos, después, han construido relatos, son míticos como los de todo personaje que los barrios elaboran para alimentar explicaciones nunca dadas, necesarias para rellenar cada hueco impreciso.
Dicen que tenía un trabajo en la construcción. Era técnico a cargo de obras que algo tenían que ver con el estado.
Por ese entonces, vestía bien, tenía un vehículo, con el que iba y venía, estaba muy unido a Julia - justamente los chicos lo llamaban  tío, porque era el tío de ella;  vivía en su casa -.
Cuando llegaba el circo, él la llevaba a ver el espectáculo o salían a pasear al centro comercial. Sus ocupaciones eran importantes. El resto de la familia lo mencionaba con esa especie de orgullo propio de algunas personas, para quienes el mínimo indicio de prosperidad permite aparentar cierta relevancia social.
Un día le asignaron el control de la construcción de un puente, sobre un riacho. No era un puente de gran envergadura, pero parece que necesario, para evitar el aislamiento de gente que se había ido afincando hasta formar una pequeña población.
Se cuenta que aunque él trabajó de manera responsable, hubo una malversación de fondos con relación a los materiales, y a pesar de que reclamó y discutió para que salieran bien las cosas, la obra terminó construyéndose con escasa solidez.
A poco, empezó a deteriorarse hasta que se vino abajo.
Hubo una investigación, pero los responsables quedaron ocultos y la culpa la pagó el tío, que se quedó sin trabajo, viviendo a expensas de la familia de Julia.
Con el tiempo consiguió pequeñas changas, una pensión, pero ya no tenía auto, ni sobrinos para llevar al circo, ni familia que se enorgulleciera.
El tío empezó a compartir demasiadas botellas, y andaba por las calles,  cada vez más desharrapado, ensimismado;  los adultos murmuraban sin prejuicios de su afición a la bebida. Todo a puertas cerradas o en charlas de vereda. ¿Quién iba a inmiscuirse de manera directa? Cada familia con sus penas y sus claroscuros.
La del tío vivía en la esquina, casi en la esquina. Justo lindando los terrenos excavados para vaya a saber qué fines, que se usaban para jugar, zona con zanjones, espacios verdes, yuyos a veces altos, a veces emprolijados.
Había llovido de manera intermitente durante varios días, esas lluvias de invierno que enlodan las calles no asfaltadas, que vuelven la noches más oscuras y los días más mezquinos.
Esa mañana, la noticia sacudió a todos. Había desaparecido el tío. La policía lo debe haber buscado con cierto esmero, porque no era cosa habitual. Sin embargo pasaron dos o tres días antes de que se supiera la verdad.
El tío había ido a un boliche, cruzando por el paraje de los hoyos, o las cavas, que así las llamaban. En ciertos lugares se habían hecho pasos con troncos, para sortear los charcos que se formaban. En días agradables se podía ir a cazar ranas o juntar caracoles.
Parece que al regresar en noche cerrada, había resbalado de un puentecito de troncos y caído. Encontraron  su cuerpo, tendido en un foso no muy profundo enredado entre las zarzas. Seguramente había  muerto de frío, porque comentaron que el agua no daba para ahogarlo. Quizás- decían- volvía con unas copas de más.
Todo parecía común y corriente. Un accidente en una vida opaca. Salvo la impresión del primer muerto en la zona, de manera incierta, oscura.
Hubo velorio, en la casa, como se estilaba.
Al principio y  con cierta morbosidad muchos fueron al lugar donde se había encontrado al hombre muerto. Después empezó el rumor.
La vecina Elisa, dijo que un día cruzaba el sitio y escuchó la voz del tío que decía:
-Fue el castigo, por el puente que ayudé a construir mal.
De ahí en más muchos declararon haberlo visto, en medio de la bruma que se levanta de la humedad de la cava, tratando de apuntalar el puentecito de troncos.
Sus colegas de copas- mientras vivieron- no se atrevieron jamás a cruzar esos terrenos. Los chicos sólo de día y en patota. 
Isabel Bertero 
Muchas vidas. Óleo de Cris Acqua