BAJO LAS LILAS ES EL PRIMER LIBRO QUE RECUERDO HABER LEÍDO- DE MUY NIÑA- EDITADO SIN ILUSTRACIONES, o muy escasas- portada y aisladas en capítulos- (quiero significar: primer paso hacia una literatura sin apoyo visual, que es lo que requieren generalmente las publicaciones infantiles) Lo cito porque creo que no sólo lo cercano (en tiempo y espacio) es grato a un lector. Niños y adultos gozamos de viajar con el imaginario, escuchar otras voces, pensar otros lugares y realidades.



Lo que aparezca en mi blog, sin referencia externa, puede ser utilizado citando la fuente.

Contacto:isamirna@yahoo.com.ar


Muchas gracias a los que envían comentarios a mi correo!

jueves, 25 de abril de 2013

Colores del alma



Los colores del alma
se tiñen
como las estaciones
Inevitables
Con  escoba se barren
las hojas del otoño
Con agua se mitiga
el verano
Con  abrigo se cubre
 el invierno
Qué intrincada maraña
de voces
hay que deshacer
para ahuyentar
La locura
El miedo
La desesperanza
Búsquedas
Conducen por senderos
Donde reina lo imposible
Que es
Y lo posible
Que es
    Isabel Bertero
Ilustración: 

 Anne Soline

domingo, 14 de abril de 2013

CARTA



Hola mami:
                   Hoy fui a tu casa, y por supuesto ya no estabas para abrirme la puerta, y por supuesto lloré tu ausencia.
Myriam, por suerte,  organizó bastante qué cosas iban a parar a quién.
Ya Lía y Emo, Juanito y María, Agustín y Luli, Virginia y Juan Manuel, Emilio y Myriam, Néstor y yo, Celina y Federico, Agustina, tenemos cosas tuyas; estarías contenta.
Andrea, hoy se llevó mucho de lo que quedaba, después vendrá Almita y tal vez Chela y la casa quede vacía.
También pasaremos a René, algunas cosas que preservaste con tanto cuidado.
Yo llevo tu anillo de bodas.
Lamento tanto no poder en este momento creer muchísimo para sentir que estás con el Dios y los santos a quien tanto amaste y rezaste.
Pero si es necesario cambiaré por vos y papá, para poder sentir que nos escuchan y consuelan.
Las cosas que guardaste con amor están en buenas manos.
Algunas son antiguas, no viejas, y guardan tus manos, el roce de tus manos.
Tu vida fue larga y no olvido todo lo que trabajaste: la limpieza, el lavado, las comidas riquísimas, los guardapolvos almidonados…
También recuerdo cuando me arropabas y me dabas el beso de buenas noches, sin él no me dormía.
Todos tus miedos y tu amor inefable.
Les pido a mis amigos que creen mucho que compartan mi Padre Nuestro por vos, con vos y conmigo.
Siempre te querré y te acariciaré.
UN BESO


 Padre nuestro,                                                                                 

que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad 
en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
 
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
Amén

sábado, 6 de abril de 2013

El sueño de la mujer araña



La mujer es como una araña de techo, de cuerpo muy pequeño y patas largas.

Puede morir en cualquier momento, quizás aplastada por un zapato.
Sin embargo sale de su escondite,
Se duerme y sueña.
Anda por paredes de otro tiempo, limpias y seguras
Llega a una cocina por donde el sol entra a raudales por una ventana con vidrios y cortinas corridas.
Una señora de baja estatura, está inclinada sobre una mesa de madera gastada. Hace hojaldre. Vuela la harina. Diseña unos pastelitos pequeños, de dulce de membrillo. Con ayuda de una abuela arrugadita, con pañuelo en la cabeza, los fríen.
Se  abren en múltiples hojuelas.
La mujer araña se queda a vivir en la fotografía.  



Isabel Bertero